Lesiones ocupantes de espacio cerebrales (LOE)

Este tipo de lesiones revierten de especial gravedad y riesgo debido a que se desarrollan dentro del cráneo, un espacio muy rígido y restringido e imprescindible para la vida.

Tipos de lesiones cerebrales

Este tipo de lesiones se pueden dividir:

  • Según su origen:
    • Primarios: Originados en el cerebro u otras estructuras intracraneales como pueden ser el cerebelo, tronco de encéfalo, hipófisis, etc.
    • Secundarios: Su formación está fuera de la cavidad craneal y posteriormente han emigrado a la región intracraneal originando las metástasis.
  • Según su comportamiento:
    • Benignas: Son lesiones que generalmente no ponen generalmente en peligro la vida del paciente, pero pueden condicionar su calidad de vida por la sintomatología o riesgos asociados, ej.: neurinoma del acústico, malformaciones arteriovenosas, adenoma de hipófisis, etc.
    • Malignas: A este grupo corresponden los tumores o neoplasias intracraneales propiamente dichos independientemente de su origen.

Tumores primarios

Los tumores cerebrales primarios incluyen cualquier tumor que se inicie intracranealmente. Se pueden originar a partir de las células cerebrales, las membranas alrededor del cerebro (meninges), los nervios o las glándulas.

Los tumores primarios más frecuentes son:

  • Gliomas

El glioma es un tipo de tumor que se desarrolla en las células gliales, que principalmente tienen la función de soporte de las neuronas. Existen diferentes tipos de gliomas en función del tipo de célula glial que afecta (astrocitomas, epéndimos u oligodendrogliomas). Son uno de los tumores cerebrales primarios más habituales y pueden ser mortales en función de su localización y su crecimiento.

  • Meningioma

Este tipo de tumores se inician en las meninges, que son las membranas que rodean el cerebro y la médula espinal. Los meningiomas son más frecuentes en las mujeres, y su crecimiento generalmente es lento y pueden provocar sintomatología al alcanzar un determinado tamaño o en función de las estructuras que afecten por ejemplo de déficit de visión por englobar el nervio óptico.

  • Meduloblastomas

Es un tumor maligno, más frecuente en niños pequeños, que comienza en el cerebelo (parte postero-inferior de la cavidad craneal) y afecta al resto del cerebro a través del líquido cefalorraquídeo, que protege al cerebro y médula espinal.

  • Neurinomas del acústico

Es un tumor que se forma en el nervio vestibular, que es el principal que va del oído interno al cerebro. Es un tumor poco frecuente y generalmente de crecimiento lento o nulo con un comportamiento benigno.

  • Craneofaringioma

Es un tumor benigno poco frecuente más habitual en niños o ancianos. Comienza cerca de la hipófisis, una glándula que libera hormonas para controlar otras glándulas y diversas funciones del organismo.

Tumores secundarios

Los tumores cerebrales secundarios se originan en un órgano u estructura distinta al cerebro y se extienden hasta el mismo mediante el torrente sanguíneo hasta que dichas células empiezan a dividirse originado las metástasis cerebrales. Es un tipo de tumor mucho más frecuente que los tumores primarios cerebrales y pueden ser unifocales o multifocales.

A pesar de que cualquier tipo de cáncer puede esparcirse al cerebro, los tipos más comunes son el de mama, de colon, de riñón, de pulmón y el melanoma.

Síntomas de los tumores cerebrales

Los síntomas se pueden presentar tanto en los tumores malignos como en los benignos y dependerán en función de la ubicación, del tamaño y de la velocidad de crecimiento del tumor. Por lo general cuando el tumor es benigno los síntomas suelen manifestarse de forma más progresiva, mientras que cuando el tumor es maligno los síntomas suelen aparecer súbitamente.

Los síntomas más comunes son:

  • Dolor de cabeza
  • Náuseas o vómitos
  • Convulsiones generalizadas o parciales
  • Cambios de comportamiento y carácter
  • Pérdida de memoria
  • Problemas de visión o audición
  • Problemas para dormir
  • Fatiga
  • Dificultad para mantener el equilibrio
  • Si un tumor obstruye el flujo del líquido cefalorraquídeo se acumula líquido y se produce hidrocefalia, que en lactantes y niños muy pequeños provoca el aumento del tamaño de la cabeza.

Factores de riesgo

En la mayoría de las personas que padecen tumores cerebrales primarios no es clara la causa del tumor.

En general los factores de riesgo suelen ser comunes a todos los tipos de cáncer, aunque existen algunos factores de riesgo más comunes.

  • Edad

Más frecuentes en edades jóvenes y adultos de edad avanzada, aunque pueden originarse a cualquier edad.

  • Sexo

Generalmente son más frecuentes en varones, aunque hay tipo específicos más frecuentes en mujeres como los meningiomas.

  • Radiación

Las personas expuestas a radiación ionizante presentan un mayor riesgo de padecer un tumor cerebral.

  • Antecedentes familiares

Aproximadamente un 5% de los tumores cerebrales están asociados con antecedentes familiares de tumores cerebrales o con antecedentes familiares de síndromes genéticos que aumentan el riesgo de padecer tumores cerebrales.

  • Enfermedades degenerativas

Algunas enfermedades degenerativas pueden predisponer a la aparición de gliomas.

  • Exposición a virus y alergenos: La infección por el virus de EpsteinBarr (VEB) aumenta el riesgo de linfoma del SNC. Este virus causa la mononucleosis infecciosa. También se ha encontrado que niveles altos de un virus llamado citomegalovirus (CMV) en el tejido del tumor cerebral. Cabe destacar que los estudios han demostrado que los pacientes con antecedentes de alergias o trastornos cutáneos tienen un menor riesgo de glioma.