Cáncer de laringe: Síntomas y factores de riesgo

El cáncer de laringe se origina cuando células malignas (cancerosas) se desarrollan en los tejidos de la laringe, una estructura ubicada en la garganta entre la base de la lengua y la tráquea.

La laringe

La laringe se divide principalmente en tres secciones:

  • Supraglotis: Es la parte superior, que incluye la epiglotis, que tiene un papel crucial al proteger las vías respiratorias al comer o beber, ya que se cierra para evitar que los alimentos o líquidos ingresen a la tráquea, dirigiéndolos hacia el esófago.
  • Glotis: Es la parte media y alberga las cuerdas vocales. Estas cuerdas son dos estructuras delgadas y flexibles que pueden tensarse y relajarse para modificar la cantidad de aire que pasa a través de ellas. Al vibrar, producen sonidos que forman las palabras y los tonos de la voz.
  • Subglotis: Es la parte inferior ubicada entre las cuerdas vocales y la tráquea, que es el conducto por donde el aire pasa hacia los pulmones. La subglotis también desempeña un papel importante en la producción de sonido, ya que controla el flujo de aire que llega a las cuerdas vocales.

Cáncer de laringe

El cáncer de laringe, que constituye aproximadamente un tercio de todos los cánceres de cabeza y cuello, se diagnostica con mayor frecuencia en personas con antecedentes significativos de tabaquismo, un factor de riesgo que también aumenta la probabilidad de desarrollar cánceres en otras partes del sistema aerodigestivo, como la garganta y el esófago.

Este tipo de cáncer puede afectar diferentes áreas de la laringe, lo que influye en cómo se manifiestan los síntomas, cómo se propaga y cuál es el enfoque de tratamiento más adecuado. Cuando se detecta en etapas tempranas, la cirugía o la radioterapia son opciones efectivas que permiten preservar la laringe, manteniendo así la capacidad de hablar y tragar del paciente.

Sin embargo, a medida que el cáncer avanza a estadios avanzados, el pronóstico empeora y es necesario un enfoque de tratamiento multimodal que abarque la intervención quirúrgica, la radioterapia y la quimioterapia. En estos casos, la preservación de la laringe se vuelve menos frecuente debido a la necesidad de un tratamiento más agresivo.

Signos y síntomas del cáncer de laringe

Es fundamental identificar precozmente los indicios de cáncer de laringe, ya que a menudo se confunden con otras afecciones. El síntoma más común, la ronquera persistente tras varias semanas, puede malinterpretarse como un resfriado. Otros síntomas habituales son:

  • Dolor de garganta o tos persistente.
  • Cambios en la voz, como ronquera, sin mejoría después de dos semanas.
  • Dificultades o dolor al tragar.
  • Problemas al vocalizar (disfonía).
  • Dolor de oído.
  • Dificultad para respirar (disnea).
  • Respiración ruidosa y aguda (estridor).
  • Sensación de tener algo en la garganta.
  • Tos con presencia de sangre (hemoptisis).

¿Cuáles son los factores de riesgo para el cáncer de laringe?

 El tabaquismo aumenta significativamente el riesgo de desarrollar cáncer de laringe. Asimismo, el consumo excesivo de alcohol, también incrementa el riesgo. La combinación de alcohol y tabaco eleva aún más esta probabilidad.

Otros factores de riesgo del cáncer de laringe incluyen:

  • Edad: Este tipo de cáncer es más común en personas de 55 años o más.
  • Sexo: Los hombres tienen aproximadamente cinco veces más probabilidades de desarrollar este cáncer, posiblemente debido al mayor consumo de tabaco y alcohol en este grupo.
  • Antecedentes de cáncer de cabeza y cuello: Alrededor del 25% de las personas que han tenido cáncer en la cabeza y el cuello pueden padecerlo nuevamente.
  • Ocupación: Las personas expuestas en su trabajo a sustancias como el humo de ácido sulfúrico, el polvo de madera, el níquel o el asbesto, por mencionar algunos ejemplos, enfrentan un mayor riesgo de desarrollar cáncer de laringe. Además, aquellos que trabajan con maquinaria también tienen un riesgo más elevado de padecer esta enfermedad.